Lactancia materna diferida

lactancia-en-diferido-blog

Buenos dias! Se me acumulan las cosas que contaros y me falta el tiempo para ponerme a escribir! Pero no quería esperar más para escribir este post, porque muchas mamis me habéis preguntado a través de IG cómo iba a hacer para continuar la lactancia con mi incorporación al trabajo y he de decir que, aunque la lactancia diferida no es fácil, se puede. Cuando comencé a trabajar Marta tenía 5 meses y yo me empeñé (quizá por cabezonería) en continuar con LME hasta los 6 meses. Como os contaba aquí, incorporamos la fruta con 5 meses porque me daba miedo que en la guardería Marta no cogiera el bibe con mi leche y necesitaba un plan B. Por suerte, no nos ha hecho falta! Aunque algún día suelto ha tomado fruta, en el cole ha tomado muy bien mi leche en biberón, por lo que decidimos dejar un poco aparcada la fruta.

Cuando empecé a trabajar me vi un poco perdida con el tema de la lactancia en diferido. Por suerte, yo a las 15h30 he acabado de trabajar y podemos pasar la tarde y la noche con lactancia “en directo” (me hacen mucha gracia estos términos!!). Pero claro, Marta siempre ha tomado pecho a demanda y yo no sabía cuánto tenía que sacarme, cuánto iba a querer comer… Por lo que fuimos haciendo “ensayo-error”. Yo le suelo dar la última toma sobre las 7h30-8 y después continuamos a las 15h30. Ella pasa en la guardería sobre 7h y es durante esas horas por la mañana (sobre la 13h00) cuando yo me saco leche. Entre 130 -150 ml. Esto dependerá de cada niño, claro, no es una norma, pero Marta suele aguantar con ese bibe a media mañana hasta que voy a recogerla. Alguna vez en la guarde le han puesto una cucharada de cereales, no siempre se lo toma todo, pero las últimas semanas hemos avanzado mucho y se ha terminado el bibe. Yo no hice banco de leche antes de empezar a trabajar porque sabía que era un mes solamente con esta situación (ahora que ya tiene 6 meses vamos a empezar a incorporar verduras y en breve comienza el menú de iniciación) y prefería que la leche fuese fresca (la leche materna, al descongelarla, tiene un olor y un sabor distinto y tenía miedo al rechazo).

image1.JPG

Asi que esa ha sido mi organización! Extraer cada mañana sobre 130-150 ml y llevarlo a la guardería al día siguiente. No tengáis miedo las mamás que estéis probando con el bibe y vuestro bebé no lo coja, Marta hacía lo mismo. Pero en el cole han probado con varias tetinas hasta dar con la que a Marta más le gusta (en nuestro caso, Nuk, tetina silicona, talla M) y los días que no lo han conseguido, han echado un poco más de cereal y se la han dado con cuchara (le encanta la cuchara!). Por cierto, el primer día que se quedó toda la mañana con su papá, no hubo forma de darle el biberón y Erico le dio la leche en este invento (que al principio nos pareció demasiado estrambótico y resulta de lo más práctico!) yo lo he comprado en tutete de la marca Nuby.

165667-biberon-de-polipropileno-nuk-first-choice-con-tetina-de-silicona-talla-1-m-300-ml-nuk

57e5062f64843-nuby-alimentador-cuchara-verde-tutete-2_l

Espero haberos ayudado! Cada niño es un mundo y las cantidades varían según sus necesidades, pero espero que os sirva a modo orientativo por si estáis tan perdidas como estaba yo. Os diré que no es fácil, que es duro y sacrificado tener que sacarte leche cada día y que es igualmente respetable la decisión de pasar a la leche de fórmula. Pero como decía al principio, yo me empeñé en esperar a los 6 meses y aunque hay sido un esfuerzo, ha merecido la pena 🙂 Nos leemos en el próximo post!!

IMG_1278.JPG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s